miércoles, 12 de octubre de 2011

Algunas ayudas a la hora de escribir

·       El lenguaje en el cual nos comunicamos, que en este caso es el castellano escrito, tiene determinadas reglas con las que hay que saber jugar. Para su comprensión son indispensables las comas, los puntos, paréntesis, comillas y acentos. Hagan uso del corrector ortográfico o del diccionario (http://buscon.rae.es/draeI/).
·       Utilizamos lo dado (textos o teóricas) como un vehículo para transmitir conceptos e ideas propios, y las relaciones entre estos. Lo dado es un medio para llegar a un propósito, no es algo a copiar, transcribir o resumir.
·       Cuando citamos literalmente debemos siempre reconocer la cita como tal, no solo en el contenido (autor, obra, etc.), sino también en la forma (tipografía, formato, márgenes, etc.). Por otro lado, la cita en si misma debe demostrar su propia necesidad en el texto, nuevamente en el contenido y/o en la forma.
·       A veces para superar el bloqueo de la hoja en blanco resulta practico el ejercicio de escribir conceptos o frases sueltos (extraídos de lo dado o propios) y luego intentar darles un cierto orden, lógico o intuitivo, como un cierto camino a recorrer con el texto.
·       Tenemos que ubicar el contexto en el que escribimos. Si mencionamos los cinco puntos de Le Corbusier en un texto de Teoría de la Arquitectura no hace falta explicarlos (a no ser que el texto sea sobre los cinco puntos). Si hablo de algo extra-arquitectónico o no tan conocido, debo incluirlo en un contexto y darle referencia.
·       Un texto es como una obra de arquitectura en el sentido que necesita de una estructura que lo ordena y sostiene, una forma interna que le da sentido y una forma externa que lo hace estéticamente bello. Un buen texto no debe olvidar ninguna de las tres variables.
·       Escribir de forma espontánea y que el texto sea bueno es muy difícil, y aunque existe el genio literario, siempre es bueno trabajar con cierta humildad. Debemos crear el texto como una construcción, que constantemente debe ser reorganizada, completada, limpiada, pulida.
·       Para verificar lo que escribimos es fundamental que lo leamos detenidamente, preferentemente en voz alta, para ver si tiene sentido. También es bueno dárselo a otras personas para que lo lean, mas allá de dárselo al docente o leerlo en clase.
·       A diferencia de la opinión personal en temas extra-arquitectónicos, aquí no podemos decir que algo me gusta o no me gusta. El compromiso con la disciplina implica la necesidad de fundamentar las afirmaciones. Puedo utilizar la poética para dar un estilo al texto, pero debo poner el objetivo en expresar el concepto del que escribo y en su fundamentación teórica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.